Dilema Federal: seguir a los tumbos o parar

Independiente-Petrolero se jugó sin público y los dos DT aislados. De vuelta en Plaza, se multiplicaron los casos en Petro. ¿Vale la pena seguir así? (Matías Subat)

Por Cristian Helou

Con los siete casos positivos de Petrolero, la división Sur del Torneo Federa de Básquet terminó de cerrar el círculo y los siete equipos ya sufrieron las consecuencias del maldito Covid19. La competencia sigue a los tumbos y ya está instalada la idea de parar. Y cuando eso ocurre, existe el lógico temor de no volver y que la suspensión sea definitiva.

Es entendible la idea de la Confederación Argentina (CABB) de mantener la acción y esperar hasta último momento para programar los partidos luego de un 2020 sin calendario para las categorías de ascenso. Sin embargo, el contexto es complicado, los contagios no avisan y se multiplican, y ahí el panorama es desolador.

Para este fin de semana el único juego programado era Independiente-Centenario, que estaba previsto para el domingo a las 21:30 en La Caldera, pero fue suspendido. Esta situación se repitió hasta el hartazgo en los últimos tiempos.

Todo comenzó el 20 de marzo, luego de la gran victoria de Independiente contra All Boys, el club pampeano comunicó un caso positivo. En el medio, el Rojo cerró su gira ante Juventud Unida de Alpachiri, y ahí estuvieron los primeros tres clubes involucrados. Automáticamente quedó suspendido el juego entre el Albo y Pérfora, que no pudo terminar su gira por La Pampa. Desde ese momento (23 de marzo) todo se descontroló.

All Boys-Pérfora fue el primer asterisco del Sur y la historia se repitió cuando los pampeanos viajaron a Plaza Huincul. Pudieron jugar ante Petro, pero no ante el Verde, que comunicó contagios y cerró el club. Ahora deben dos juegos. ¡Y dos viajes!

En simultáneo saltaron los casos de Centenario, que recién volvió a entrenar esta semana y prepara el encuentro ante el Rojo. Y el último fue Petrolero, donde hay máxima alerta porque siguen los test y temen por más casos. La situación es complicada, porque hay positivos en varios jugadores de divisiones formativas (U19 y U17).

En medio de tanto lío, la CABB frenó la presencia de público en los estadios. El duelo entre el Rojo y el Matador ya se jugó a puertas cerradas y esto, se sabe, complica aún más la situación porque se corta la posibilidad de recaudación.

Para colmo, la división Sur es la más compleja del Federal. En las demás llevan adelante un fixture más ordenado, pero no tienen problemas con las distancias. Por estos lares, hay dos puntos en contra: el corte Neuquén-La Pampa y la cifra impar (7) que no permite que todos tengan acción en simultáneo.

Sin dudas suena duro pensar en que se tenga que parar el torneo, pero hoy es una posibilidad. No tiene sentido disputar un partido por semana, que además se programa sobre la hora, después se suspende y encima se juega sin público. Al mismo tiempo, otros equipos siguen complicados con los contagios. Entre seguir a los tumbos y parar, tal vez sea conveniente elegir la segunda opción.